24/5/15

LA PIRÁMIDE DEL ÉXITO.


Y la clase comienza con una pregunta:

¿Me podríais decir tres cosas buenas sobre vosotros? En ese momento, comienza a levantarse alguna mano tímidamente por el final de la clase, ante mi asombro, pregunto directamente a un alumno y sólo sabe decirme una cualidad y se queda pensando….
Cambio la pregunta, bueno, pues... ¿me podríais decir tres cosas malas sobre vosotros? y todas las manos de la clase comienzan a levantarse…

Los niños están acostumbrados a que les digamos tanto en casa como en el colegio y sin ir más lejos sus mismos compañeros aquello que hacen mal, así que, lo van integrando y asumiendo como parte de su personalidad. Es importante que les vayamos guiando para que cambien aquellas conductas que no son correctas, de eso se trata, de guiar, de redirigir y conseguir el cambio. Pero durante todo ese proceso de crecimiento y cambio personal nos queda muy poco tiempo para poder trabajar las virtudes, aquello en lo que destacan, aquello que les apasiona, aquello que quieren compartir… en definitiva, POTENCIAR LAS CUALIDADES INDIVIDUALES.

Para que un niño sepa en que destaca, el docente tiene que ofrecerle actividades donde el niño pueda descubrir esas cualidades. Normalmente, las experiencias que vivimos son las que nos van diciendo quiénes somos y en qué destacamos, si esas experiencias desde el colegio están bien dirigidas podríamos sacar mucho más partido en cada niño.

Creo que hay activar la conciencia en los niños, deben saber quiénes son y aceptarse, deben tener herramientas y recursos a nivel emocional para poder gestionar bien cada situación que llegue a su vida. Nos encontramos actualmente en los institutos con niños con grandes problemas de autoestima, seguridad en sí mismos, frustraciones… Todo esto viene por una mala gestión de sus emociones y muy poca conciencia de sí mismos.
Con tantas asignaturas no ha dado tiempo para saber quiénes somos. Hay que enseñar a los niños a ser críticos, a no conformarse, a luchar por sus sueños, a mejorar cada día…


Bueno chicos… pues vamos a hacer un cuerpo geométrico, este es especial y le vamos a llamar la PIRÁMIDE DEL ÉXITO.

¿Sabéis que hace falta para tener éxito?, ¿sabéis que hace falta para llegar a la cúspide?, después de una larga charla establecimos los cuatro puntos que deben trabajar para llegar a lo alto de la montaña.

-    SER POSITIVOS Y CREER EN ELLOS MISMOS. AUTOESTIMA Y AUTOCONCEPTO.

- APRENDER DE SUS ERRORES Y ESFORZARSE AL MÁXIMO. CONCIENCIA Y SUPERACIÓN PERSONAL.

- CONTROLAR Y REGULAR SUS EMOCIONES. AUTOCONTROL Y REGULACIÓN EMOCIONAL.

- APRENDER DE LOS DEMÁS Y RELACIONARSE CORRECTAMENTE. EMPATÍA, HABILIDADES SOCIALES Y DE COMUNICACIÓN. 




   Los contenidos hoy en día están a nuestro alcance con tan solo un click, considero que es mucho más importante ofrecerles estrategias para que tengan ganas de darle a ese click. Los contenidos memorizados quedan en una caja llena de polvo, la ilusión por aprender y compartir con los demás queda para siempre.
              
EL CAMBIO ESTÁ EN NOSOTROS. 




2 comentarios:

  1. Hola Ana! Cuando se apuesta por ellos, confiamos, sin duda sale lo mejor de ellos mismos, y por ende su autoestima crece. Gran blog! Me quedo por aquí, y estás invitada al mío. Un abrazo. Por cierto te enlazo

    ResponderEliminar
  2. Grande Ana. Tu labor, tu dedicación, el amor que sientes por tu profesión, tu forma de enseñar, de gestionar las emociones de nuestros pequeños para que siempre saquen lo positivo. Mi apoyo a este sistema educativo, a una educación emocional. Un beso grandísimo aunque te mereces millones, por el cariño que das a nuestros hijos y también a nosotros. Soy Delia mamá de Miguel ángel. Gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...